Buscar
  • Nuria Muñoz Casañ

DONDE EL CORAZÓN TE LLEVE

Actualizado: mar 17

"Escuchar tu corazón" “ Ir donde el corazón te lleve” “Fiarte de tu intuición “ “Hay razones del corazón que la razón no entiende” Todas ellas son expresiones que nos recuerdan que cuando te encuentras mal y te sientes perdido siempre puedes regresar a ti mismo para encontrar la salida de un laberinto emocional.


Regresar a uno mismo tiene que ver con escucharse y atenderse, y es el atajo más corto para ir librando tu camino de obstáculos y poder orientarte hacía la satisfacción de tus necesidades, que es la manera más efectiva de proporcionarte bienestar y de sentirte mejor contigo y con tu entorno.


Aunque a veces tratamos de no estar en contacto con lo que nos sucede interiormente, la realidad es que no puedes escapar de ti, y cada vez que lo intentas tu organismo te responde con malestar, síntomas de ansiedad y también con síntomas físicos.


Estas manifestaciones y síntomas indican que estás tratando de no escucharte para evitar sufrir y afrontar distintas situaciones, o bien que tienes dificultades para poder hacerlo.

Estás conductas de evitar el dolor son normales y las hemos ido desarrollando para asegurar nuestra supervivencia y tratar de estar mejor, pero no siempre son conductas adaptativas y que nos dirigen hacia la dirección que queremos tomar.


Lo que en un momento nos fue útil y la mejor manera que tuvimos de afrontar una situación, en otro momento se convierte en un mecanismo que interfiere en la satisfacción de nuestras necesidades y objetivos y de nuestro bienestar.


Normalmente nos resulta difícil gestionar nuestras emociones y "descodificar" su lenguaje porque no nos han enseñado cómo hacerlo. Y poco a poco nos hemos ido desconectando de nuestros sentimientos y necesidades hasta llegar a un punto que nos sentimos bloqueados y con poco ánimo y energía para continuar.


El prestar atención a lo que te está sucediendo, esto es, a lo que piensas, a lo que sientes y dónde y cómo se manifiesta en tu cuerpo, te ayuda a familiarizarte con el particular lenguaje emocional, que tiene distintos códigos que el lenguaje racional. Es una manera de aprender a atender, a validar y a confiar en tus sentimientos que son la guía más fiable para orientarte hacia tu realización personal y tu salud.

Nuria Muñoz Casañ

Psicóloga y Psicoterapeuta Gestalt

37 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo